La rigidez

//La rigidez

La rigidez

La rigidez se define como un estado de dureza. Si la llevamos al campo de la naturaleza, la vería como una madera que se ha secado y esa sequedad la convierte en rígida. Muchas veces esa rigidez la hace frágil. Como habréis probado, cuando una madera esta totalmente rígida se parte muy fácil.

Eso mismo nos ocurre a nosotros, si el corazón empieza a secarse, a no ver el amor que hay detrás de toda expresión de vida, empezamos a secarnos por dentro, viendo la vida muy rígida.

Esa sequedad nos viene en muchos casos por la no asimilación de lo que nos esta tocando vivir.

Nos enraizamos tanto en que todo tiene que ser a la manera que nosotros queremos o hayamos idealizado que se nos olvida que la vida únicamente es cambio constante.“Así debería de haber sido” “así debería de ser” , la muerte de un ser querido, un cambio de hogar, un cambio de trabajo, de relación….la no aceptación de la realidad. Y es cuando nuestro corazón, nuestros sentimientos se rompen, se dañan.

Al contrario, si aceptamos la vida tal y como nos viene, con los cambios que nos propone llevar a cabo y en vez de “debería de ser” tomarlo como “así es” la cosa cambia. Entramos en el fluir de la vida, en la frecuencia de vida desde la aceptación. En muchos casos he escuchado “si hubiera sido de esta manera” “o de esta otra”, es quedarnos anclados en el pasado. Nuestra existencia se queda estancada, y cualquier agua que se estanca, se pudre.

En vez de ello, si utilizáramos “así ha sido” , automáticamente lo estamos asimilando, aceptando y ese flujo de energía va transcurriendo, como el agua del río. Esa agua que no se estanca. Una agua que transcurre, fluye con facilidad y ya no vuelve de nuevo. Hace su trabajo, como el de suavizar las piedras del camino, las pule y se va. Lo mismo ocurre con las experiencias de vida que nos toca vivir, vienen como esa agua, hacen su trabajo en nuestro interior y se van. Si no le permitimos hacer su trabajo, pulir nuestra alma con más consciencia, se bloqueará creando rigidez en nuestro corazón.

Hagamos que cada experiencia, cada agua que fluye por nuestras vidas, transcurra sin poner mas obstáculos de las que ya existen. Atravesando ese amor que trae consigo mismo, alimentando nuestros corazones con más amor de la que hay sembrada hasta ahora.

2018-06-01T07:08:44+00:00 2 de septiembre del 2016|

Sobre el autor: