La despedida

//La despedida

La despedida

Hay muchas cosas curiosas en esta vida, que muchas veces no les prestamos atención.

Estos días me he cruzado con gente que al sacarse el moco, lo miraba. Al ir al baño con las hijas se miraban lo que habían dejado atrás… la mente empezó a indagar en ello. ¿porque lo hacemos?

En nuestro interior hay una necesidad de crear, sentirnos realizados, de ver lo que inconscientemente creamos dentro de nosotros. Todo lo que sale de nosotros, somos nosotros. Le daremos la forma según estemos por dentro, es como el alfarero que coge el barro, según su estado anímico, saldrá de una forma u otra. Pasa lo mismo! Es increíble saber las creaciones que somos capaces de hacer y los creadores que somos. Ver como nuestro interior se fusiona para crear y a su vez enseñarnos todos los días que somos creadores de nuestra realidad.

Cuando los niños empiezan a aprender a liberarse de sus necesidades. A muchos niños les cuesta soltarse de ellas, la despedida estará en relación a su madurez interna. Ese apego con su yo. Es una despedida que hay que llevar a cabo, una despedida con uno mismo.Y esa despedida en muchos casos puede ser traumática.

Hay niños que necesitan hacer sus necesidades en las braguitas, canzoncillos o pañal e incluso comerse el moco. Y así lo llevan junto a ellos, así sienten la seguridad de que no se están separando.

Lo mismo ocurre con las relaciones de amistad, pareja, hijos, animales, objetos… la vida nos une, nos nutrimos mutuamente de aprendizajes y cuando aprendemos todo con esa relación, llega el final, la despedida. Para abrirnos camino a otras lecciones, otros aprendizajes.

En todo momento estamos de despedida, al acostarse nos despedimos del día, al comer nos despedimos del hambre, al ponernos el pijama nos despedimos de la ropa que hemos utilizado, la coleta que hemos llevado durante el día para que el pelo descanse….

Es la misma creación que el día, sale el sol y en el momento que sale cada segundo que pasa esta mas cerca su final, de esconderse y darle espacio a la luna para que de luz en la oscuridad.

El despedirnos y terminarlo nos da la posibilidad de emprender nuevos caminos, nuevos horizontes. La vida nos enseña la lección y pasamos a la siguiente. Aprendemos , crecemos y nos despedimos.

Estamos despidiéndonos constantemente del segundo transcurrido anteriormente, morimos y renacemos cada segundo. Sí!! estamos en constante despedida. Entonces, ¿porque tener miedo a la muerte?

Vivamos la despedida como un transito, un cambio, un aprendizaje mejor… aunque en muchos casos nos cueste verlo, que todo empieza para terminar.

2018-06-01T07:09:12+00:00 3 de agosto del 2016|

Sobre el autor: