2017

2017

Este año 2016 ha sido un eslabón que ya estamos terminando, de muchos altibajos, de momentos con mucha intensidad, donde el interior de cada uno expresaba todo su potencial. Han sido momentos cruciales donde la vida me ha dado la posibilidad de confiar en ella, más que nunca, donde me ha transmitido todo su amor, todo su respeto, enseñandome que en cada momento tenemos todo lo necesaria para seguir adelante. Que tenemos todas las herramientas y posibilidades para salir del lugar donde estamos estancados.

He tenido la posibilidad de conectar con los miedo más profundos hasta ahora escondidos dentro de mí. Esos miedos me han dado la posibilidad de encontrarme, de mirarme y decidir si seguir confiando en lo que soy, dejando atrás los prejuicios, los limites establecidos por la mente, y por una vez permitir ser ése, ése que fui al nacer, tal y como vine al mundo, permitiendome que mi cuerpo y mi mente se fusionasen de una vez con el corazón, para poder cruzar el miedo más profundo: el permitir ser amado, ser amado por mí mismo. Permitiéndome ver como siente mi corazón. Permitir que ese corazón viva como necesita ser vivido. Cada uno vive un mundo diferente, vive las experiencias que necesita vivir y sentir. No es nadie mejor que nadie. Existen experiencias diferentes, diferentes maneras de expresar lo mismo. Todos vivimos para amar y ser amados.

En muchas ocasiones nos infravaloramos ante la experiencia de los demás, sin darnos cuenta de que lo que vivimos es una experiencia única. La vida nunca nos pone obstáculos que no podemos superar. A cada uno le toca lo suyo. Y ese es el reto. Sin mirar la experiencia que están viviendo los demás centrarnos en lo nuestro y confiar, confiar en que podemos cruzar el umbral del miedo, y poco a poco crecer. Aceptar lo nuestro en cada momento y avanzar en la escala que nos toca, ya que todas las escalas son difíciles para el que lo esta atravesando.

El 2017 siento que es un año de cambios estructurales, tanto en lo interno como en lo externo. La vida nos pondrá en la tesitura de cambiar, a algo que no conocemos todavía, otra manera de sentir, otra manera de ver, otra manera de vivir. Este año será un año de mutaciones, nos enseñará a abrir el corazón, será una apertura muy potente la que vamos a experimentar. Cada uno a su escala, pero todos con en el mismo fin.
Después de la mutación vendrá la aceptación y la re-colocación al nuevo ser que nos hemos convertido. Aprendiendo de nuevo a vivir con la nueva codificación. Desde un punto de vista que todavía no habíamos visto o vivido. Todo será diferente. Los colores, la música, los animales…tendrán una vibración diferente.

Ahora, en este año que vamos a entrar es el momento de sembrar lo nuevo. Es como si nos hubieran dejado una huerta con una tierra súper fértil, sin nada plantado, todo para empezar a plantar lo que a cada uno le venga de su interior, es momento de crear lo que cada uno siente dentro de su corazón. Es momento de emprender nuevos proyectos, emprender nuevos trabajos, nuevas relaciones, nuevos sentimientos…todos basados desde el corazón.

Mirar el amor que sois, para transmitir ese amor sin miedo. Para alcanzar el máximo punto.

Os deseo que este año de transmutación la experimentéis como una oportunidad para crecer, con más sabiduría, más ilusión. Dándoos cuenta de que todo, absolutamente todo lo que os rodea tiene un mismo fin, que es AMAR.

2018-06-01T07:07:53+00:00 2 de febrero del 2017|

Sobre el autor: